Aprender a Pensar

Bitácora de clase

Nelson Astegher

Instituto Icep de Enseñanza

LOS PRISIONEROS DE LA CAVERNA

Es un espacio cavernoso, en el cual se encuentran un grupo de hombres, prisioneros desde su nacimiento por cadenas que les sujetan el cuello y las piernas de forma que únicamente pueden mirar hacia la pared del fondo de la caverna sin poder nunca girar la cabeza. Justo detrás de ellos, se encuentra una pared con un pasillo y, seguidamente cerca de los hombres, una hoguera y la entrada de la cueva que da al exterior. Por el pasillo circulan hombres portando todo tipo de objetos cuyas sombras, gracias a la iluminación de la hoguera, se proyectan en la pared que los prisioneros pueden ver.
Estos hombres encadenados consideran como verdaderas las sombras de los objetos. Debido a que están atados y no pueden darse vuelta de su prisión se hallan condenados a ver únicamente por ciertas todas y cada una de las sombras proyectadas ya que no pueden ver nada de lo que ocurre a sus espaldas.
Ahora, uno de estos hombres es liberado y obligado a volverse hacia la luz de la hoguera, contemplará, de este modo, una nueva realidad. Una realidad más profunda y completa ya que ésta es la que crea a la primera, que está compuesta sólo de apariencias sensibles, de sombras. Una vez que ha visto y entendido el hombre esta nueva situación, es obligado nuevamente a caminar hacia fuera de la caverna a través de una áspera y escarpada subida, viendo una nueva realidad exterior (hombres, árboles, lagos, astros, etc. identificados con el mundo que conocemos) fundamento de las anteriores realidades, para que a continuación vuelva a ser obligado a ver directamente “el Sol y lo que este ilumina”. Al entrar, de nuevo, el prisionero al interior de la caverna para liberar a sus antiguos compañeros encadenados, hará que éstos se rían de él. El motivo de la burla será afirmar que sus ojos se han lastimado al verse ahora cegados por el paso de la claridad del Sol a la oscuridad de la cueva. Cuando este prisionero intenta desatar y hacer subir a sus antiguos compañeros hacia la luz, éstos son capaces de matarlo y efectivamente lo harán cuando tengan la oportunidad, ya que para ellos no hay otra realidad y no puede haberla porque negarían lo que ellos siempre supusieron, creen a pie juntilla que las sombras son la realidad. La alegoría de la caverna muestra al hombre que despierta a comprender la realidad, dándose cuenta que su realidad estaba elaborada por otros. Le mostraban un escenario que el jamás había cuestionado hasta llegar al despertar. Fíjate que tú y yo, no importa de que nos ocupemos ni de nuestra posición social, somos naturalmente filósofos, es decir podemos pensar y analizar todo lo que vemos y llega a nosotros, pero desde siempre nos impusieron lo que otros pensaron por nosotros, nos dijeron como debíamos pensar y tu forma de pensar y la mía se constituyó por ideas y valoraciones ajenas. No nos preocupamos nunca por saber de donde vienen ni que significan, nos acostumbramos a escuchar propuestas e ideas de otros y a aceptarlas sin pensar. Y esto sigue para muchos a menos que despierten y comiencen a analizar las cosas por sí mismos. Es nuestra tarea aprender a pensar que es, cada cosa que llega a nosotros y a no aceptarla ciegamente, sin analizar, para no caer en situaciones que nos desagradan y son de derrota.
Cabe agregar que las llamadas de la red son un trabajo de Diana Campo y de Carlos Devis, directores de la Red Internacional Opciones, para crear un pensamiento independiente, para ver la verdadera realidad. Si ves la película “La Matrix”, tendrás un claro ejemplo de la historia de la caverna. En verdad, invalorable.



escrito el 2 de abril de 2013 por en General

etiquetas: , , , , , , , ,


Escribe un comentario

Recuerda que:
  • Las opiniones aquí expresadas serán responsabilidad tuya, y en ningún caso de Aprender a Pensar
  • No se admitirán comentarios que vulneren lo establecido por las leyes y por las Normas de uso de este sitio
  • Aprender a Pensar se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados
Los datos serán tratados de acuerdo con lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, y demás legislación aplicable. Consultar nuestra Política de Privacidad
Aprender a Pensar